La caña de azúcar

La Piña
noviembre 8, 2018

La caña de azúcar

El Cultivo Revolucionario

La caña de azúcar es sin duda el cultivo que más ayudó a modificar el paisaje latinoamericano, cambiando bosques y sabanas por oceanos de cañaverales. Esta planta llega a América (primero a las islas del caribe), traida por Cristobal Colón desde las canarias y por los portugueses al Brasil ya cerca de 1525. Aunque se dice ser originaria de Nueva Guinea, encontró en suelo americano un lugar fértil e idóneo para iniciar la llamada “Revolución del Azúcar.”

Ya vemos entonces que para el siglo XVII los intercambios alimentarios entre nuevo y viejo continente, llevaron a Europa bebidas como el Café y el Chocolate que, aunado a la creciente popularidad del té (proveniente de asia), incrementaron la demanda del azúcar refinada para poder endulzar estas bebidas decididamente amargas y que cada vez gozaban de más popularidad en Europa.

La historia de la caña de azucar en Panamá inicia realmente en 1560, cuando un colono panameño de nombre Francisco Gutiérrez, solicita hacerse cargo del mantenimiento del Camino de Cruces, siempre y cuando se le concediera el monopolio de producción azucarera en el territorio. Ya para 1563, el mercado local contaba con suficiente producción de miel de caña.

Mas allá del obvio uso de la caña para azúcar refinada, en Panamá su jugo, el guarapo es la base para hacer, miel de caña y raspadura, ambas las cuales son aun utilizadas en todo el territorio nacional como endulzantes alternativos, o como ingrediente base para muchos productos auténticos panameños, como por ejémplo: Chichas de limón o naranja con Raspadura o Miel, Golloría, Cocadas, Plátanos en Tentación, etc. El guarapo también es el ingrediente principal en el Seco, nuestro licor nacional.

Hoy día, Coclé se caracteriza por su alta produccion de Raspadura y en esta provincia se utiliza mucho para hacer dulces y de endulzante en general. El las provincias centrales es mas común encontrar Miel de Caña y también se utiliza como endulzante general en reemplazo del azúcar refinada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *